¿Cuántos tipos de vibradores hay? Guía para hacer match con tu nuevo gadget favorito

La variedad de vibradores que podemos encontrar en tiendas especializadas físicas y online dice mucho del placer femenino a día de hoy: por fin está de moda

December 13, 2022 por Sara G. Pacho

Editora en Bloom. Feminista, gatuna y yoguini.

Si bien hace unos años eran objetos desconocidos, secretos o tabú, de un tiempo a esta parte estamos asistiendo a una verdadera revolución sexual en la que las mujeres por fin podemos decir alto y claro que nos masturbamos, que utilizamos distintos tipos de vibradores para ello y que no solo no nos da vergüenza, sino que nos da muchísimo placer.

Ahora bien, toda esta oferta puede en realidad resultar abrumadora, sobre todo para quienes quieran hacerse con su primer gadget sexual. Por eso, te traemos una completa guía en la que pretendemos recopilar los diferentes tipos de vibradores que puedes encontrar en el mercado actualmente para que, con esta información, puedas elegir el que más te llame la atención o iniciar una estupenda y placentera colección de juguetitos. ¡Todo sea por el placer de una misma!

tipos de vibradores

Cómo elegir vibrador: en ruta hacia el placer

Las ventas de estimuladores sexuales femeninos se dispararon en 2020. Seguramente asocies este año a la pandemia, el confinamiento, etc., pero es que toda esa crisis mundial coincidió con la popularización de un producto que transformó nuestra vida sexual a solas o en pareja: el satisfayer. ¿Quién no recuerda los memes, el miedo de algunos hombres inseguros y, sobre todo, la recomendación de esa amiga que te dijo que nunca había probado algo igual a este succionador de clítoris? Para muchas, este aparatito fue la puerta de entrada a un mundo nunca antes explorado y quisieron lanzarse a la aventura. 

¿Sabías que el uso de vibradores, además de darte placer sexual, es beneficios para el suelo pélvico? 

No obstante, no debemos olvidarnos de que no existen placeres universales, sino que cada una vivimos nuestro placer de manera muy particular que puede coincidir o no con el de tu vecina que lo flipa con su nueva adquisición. Por eso, antes de lanzarnos a repasar los principales tipos de vibradores, está bien tener en cuenta algunos aspectos:

  1. Qué zona es la que te pone más hot

    Es importante saber cuál es la parte que queremos estimular: el clítoris, el punto G… ya que cada juguete está diseñado para una de ellas.

  2. Ojo con los materiales

    Estamos hablando de masturbar una zona íntima y sensible: necesitamos saber que se trata de un producto saludable, antibacteriano y seguro. Queremos un orgasmo, no una infección. La silicona es el material más común en los vibradores que se consideran de buena calidad.

  3. Diseño y tecnología

    Investiga cómo funciona, si es suave o potente, si es cómodo, silencioso, fácil de limpiar…

  4. ¿Cómo lo vas a usar?

    Si se trata de un compañero para jugar en soledad, tienes que ver si resulta ergonómico, por ejemplo. También un buen punto es ver si es resistente al agua para poder utilizarlo en la ducha. Si tienes pensado darle vida en pareja, puede que te llamen la atención aquellos que tienen control remoto 😉

  5. El tamaño no importa

    Palabra. De hecho, te sorprenderá lo que es capaz de conseguir un vibrador de menos de 12 cm. Una vez más, piensa en la zona a estimular.

Tipos de vibradores, un abanico de posibilidades

Llegó el momento de tratar de hacer un listado con los diferentes tipos de vibradores que puedes encontrar a la venta. Recuerda que cada una tenemos una experiencia diferente y tómate tu tiempo para decidir por dónde empezar. Ya habrá tiempo, quizá, de probarlos todos si te apetece. 

  • Busca y captura del punto G

    Tienen una forma especial para poder acceder a este placentero punto de manera fácil. Además, su tecnología está pensada para la estimulación que requiere esta zona: presión firme y toques repetitivos. Aunque existen de diferentes formas y tamaños, los reconocerás por que son ligeramente curvos en la punta. También los hay más rígidos y más flexibles. A gusto de la consumidora.

  • Succionador de clítoris

    El satisfayer y sus primos hermanos suelen tener una especie de mango que acaba en una pequeña boca. Esta es la parte que apoyamos sobre el clítoris y sobre el que hace ventosa. El centro, vacío, cuenta con una pequeña membrana que sube y baja a la velocidad que quieras.

  • Doble estimulación

    También conocidos como conejitos por su forma. Es una de las joyas de la corona porque tiene la capacidad de estimular dos zonas a la vez: el clítoris y el punto G. Cuentan con varios motores y niveles para ajustarlos al gusto y llevarnos hasta una sensación realmente intensa.

  • La bala

    Seguramente el más discreto de todos: tiene un tamaño pequeño, similar al de un mechero. Es uno de los más básicos -y económicos- que puedes encontrar en el mercado. Tiene un punto de vibración en la punta que puedes dirigir a la zona que desees estimular o jugar con él según te pida el cuerpo.

  • Los más viejunos

    Antes de que conociéramos todo lo que acabamos de listar, parecía que solo había lugar en el mundo para el vibrador clásico de forma alargada y ovalada con los que se puede estimular la parte externa de la vulva, la vagina y el clítoris. Puede ser un buen producto de iniciación, ya que permite explorar diferentes zonas y ver dónde nos gusta más el cosquilleo.

  • El huevo

    Se conocen por este nombre porque suelen tener esta forma para que puedan introducirse en la vagina. Una vez ahí empieza el juego: tiene un mando de control para que tú -u otra persona- varíes la intensidad o la velocidad. Perfecto para usar en casa o llevar de paseo.

Como ves, el mundo vibrador es muy completo y está en permanente revisión para acercarse cada vez más a nuestro máximo placer. La clave, como siempre, es estar abiertas a experimentar, probar diferentes formas, velocidades y usos para coleccionar experiencias realmente placenteras. ¡Recuerda que el orgasmo es salud!

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!