Pantone de la vulva: todo lo que el tono de la zona íntima dice de nuestras hormonas

Igual que cada una tenemos un tono de piel, el color de los labios vaginales es distinto en cada caso. ¿A qué se debe? Te lo contamos.

por Noelia

Editora de Bloom.

Al igual que no todas las personas tenemos el mismo color de piel, tampoco todas tenemos el mismo color de la vulva. ¡Y no pasa nada! No hay una respuesta única a la pregunta de qué color son los labios genitales femeninos, porque aquí entran en juego dos factores importantes que debemos tener en cuenta: hormonas y pigmentación

Así que no te preocupes, tanto si los tienes más oscuritos como si los tuyos tiran más a un rosa palo o un nude, en todos los casos es un color normal de los labios genitales. Y qué bien que todes seamos diferentes, ¿no crees?

Color de la vulva: desde los labios vaginales oscuros a la vulva rojiza

Obviamente, si un día te levantas con la vulva de un tono radicalmente distinto al habitual, es importante que acudas al gine. Pero dentro del Pantone de la vulva hay una gran variedad cromática o, mejor dicho, una gran variedad de pigmentación. Desde tonos rosas hasta marrones, incluso una tonalidad rojiza o ligeramente morada. Y todos son normales. 

color de la vulva

Hemos hablado con Lorena Serrano, ginecóloga detrás del perfil @hello.gyn y colaboradora habitual de Bloom, y nos ha explicado por qué sucede esto. La clave está en las hormonas sexuales, que estimulan la producción de melanina en ciertas zonas del cuerpo, como podrían ser los genitales o las areolas mamarias. Hay muchos tipos de tetas, muchos tipos de pezones… y también el color de la vulva puede ser distinto en ti y en tu BFF

No hay uno más bonito que otro, así que no dejes que, sea cual sea tu pigmentación, esto te acompleje. Todos los cuerpos son especiales, auténticos, reales y sexy precisamente porque son diferentes.

¿Cuál es el color de una vulva sana?

El color de una vulva sana suele navegar entre tonos rosas y marrones. También podemos ver una vulva rojiza o violácea en momentos de excitación alta, debido a la mayor concentración de sangre en la zona.

Y sobre todo, es totalmente normal que hoy tengas los labios más rosaditos y dentro de un tiempo se oscurezcan. No solo por un embarazo o la excitación sexual, también el propio envejecimiento de la piel o incluso factores como la menstruación o el uso de ropa interior muy ajustada pueden favorecer estos cambios de pigmentación.

color de la vulva normal

Cambio de color de los labios genitales, ¿es normal?

Los cambios hormonales, como los vaivenes de estrógenos y progesterona que experimentamos a lo largo de nuestra vida y nuestro ciclo, pueden hacer que el color de la vulva, de los labios menores o de los labios mayores vaya cambiando con el tiempo. Por ejemplo, el 90% de las mujeres embarazadas presentan hiperpigmentación debido al aumento de estrógenos y progesterona. Es decir, su vulva, sus areolas o incluso su rostro se puede oscurecer por el aumento en la producción de melanocitos.

Al igual que hay momentos en los que podemos experimentar sequedad vaginal, un aumento de la libido o cambios en el flujo, también puede cambiar la tonalidad de esta zona. 

Blanqueamiento de la vulva o los labios genitales: ¿cuál es el precio de este tratamiento?

Hoy en día, la cirugía estética abarca intervenciones que hasta poco eran impensables, como la reconstrucción del himen o la labioplastia.

color labios vaginales

Aunque existen cremas que prometen resultados visibles, también hay posibles intervenciones que nos ayudan con el blanqueamiento vulvar. Una pigmentación más rosita se suele relacionar con la eterna juventud; normalmente, a mayor edad, más oscurecida estará la zona, por lo que cada vez es una pregunta más habitual en las clínicas estéticas: ¿puedo cambiar el color de los labios vaginales? La respuesta es sí.

Si decides hacerte un blanqueamiento vulvar, que sea porque tú lo has decidido, sin complejos ni imposiciones sociales

El tratamiento más habitual para el blanqueamiento de la vulva es el blanqueamiento con láser o IPL blanqueador. Para que te hagas una idea general, es muy parecido a cuando te haces la depilación láser, solo que en este caso es completamente indoloro, ya que no hay pelo que quemar, si no que trabaja sobre la pigmentación, que es un proceso diferente.

Suelen hacer falta pocas sesiones para alcanzar el tono deseado (según el grado de pigmentación original de la piel y aquel que se desee conseguir) y las sesiones tienen una duración corta, de unos 30-45 minutos.

El precio depende del centro donde realices esta intervención, pero ronda por lo general los 400 euros. Asegúrate que te ofrezcan también un seguimiento post tratamiento para que sepas cómo cuidarte después del blanqueamiento y que la zona no sufra.

Si te decides a hacértelo, es importante que te pongas siempre en manos de profesionales cualificados para evitar riesgos. Y, sobre todo, que lo hagas porque realmente tú quieres hacerlo, no por ninguna imposición social. Tu cuerpo es único y merece ser amado tal y como es, ¡que nadie te diga lo contrario!

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!