Gingivitis en el embarazo: ¿por qué aparece y cómo tratarla?

Las hormonas y el cambio de composición de la saliva son las causas de la gingivitis gestacional, que suele desaparecer tras el parto

por Isabel Sauras

Editora de BLOOM

Es muy frecuente que las mujeres sufran algún tipo de dolencia relacionada con su salud bucodental durante el embarazo. De entre todas esas patologías, una de las más habituales es la gingivitis gestacional. ¿En qué consiste y cómo identificarla? ¡Allá vamos!

¿Qué es la gingivitis y por qué es tan común en el embarazo?

La gingivitis es una enfermedad leve que afecta a las encías, una inflamación que se produce especialmente en la zona donde estas entran en contacto con los dientes. Aunque a priori no es grave y se puede solucionar con un tratamiento sencillo, es necesario actuar a tiempo porque, de agravarse, podría derivar en una periodontitis, una enfermedad más compleja. 

La gingivitis es una dolencia mucho más habitual de lo que pensamos y, aunque existen causas puntuales que pueden hacerla aparecer, como es el caso de la gingivitis asociada al embarazo, suele estar provocada por depósitos de placa en los dientes, lo que deriva en irritación y sangrado de las encías.

La gingivitis en el embarazo, sin embargo, suele ser consecuencia de una aparición estelar de nuestras amigas las hormonas, y es de lo más común.

Mientras estamos “cocinando” a nuestro bebé, ocurren dos cosas en nuestra boca. Por un lado, la saliva cambia de composición y se vuelve más ácida, lo que afecta al esmalte de los dientes. Por otro lado, el aumento de progesterona y estrógenos trae consigo un incremento del flujo sanguíneo, que es vital para el desarrollo del bebé, pero que puede provocar que el tejido de las encías esté mucho más sensible y se inflame.

Lo habitual es que la gingivitis gestacional aparezca en el segundo y tercer trimestre del embarazo, cuando nuestros niveles de progesterona y estrógenos están más a tope. La buena noticia es que suele desaparecer después del parto. 

gingivitis en el embarazo

¿Cuáles son los síntomas más comunes de la gingivitis gestacional?

Sabrás que estás sufriendo gingivitis en el embarazo de forma más o menos light si tus encías:

  • Están más enrojecidas e inflamadas de lo habitual
  • Presentan más sensibilidad
  • Te sangran, sobre todo al cepillarte los dientes

Otros indicativos de la gingivitis gestacional pueden ser cierta halitosis, pequeñas llagas o heriditas o un sabor extraño.

¿Cómo evitar la gingivitis en el embarazo?

El consejo clave para evitar sufrir la gingivitis en el embarazo y, en el peor de los casos, una periodontitis gestacional, es que cuides tu boca más que nunca, te cepilles los dientes después de cada comida y uses hilo dental a diario. Si, como tantas mujeres, te encuentras con náuseas o vómitos, procura enjuagarte la boca a menudo para eliminar el exceso de acidez. 

Además, si quieres librarte de unas encías inflamadas, huye de los alimentos demasiado azucarados y enriquece tu dieta con vitaminas y minerales que ayuden a tus dientes a estar fuertes y sanos durante todo el embarazo.

Muchas mujeres se preguntan si pueden ir al dentista estando embarazadas. La respuesta es: yes, of course! De hecho, es conveniente que visites a tu dentista nada más saber que esperas un bebé para hacerte una limpieza dental profunda y que no dejes de acudir a las revisiones periódicas.

Así te asegurarás de que tu salud bucal está perfecta y evitarás no solo la gingivitis, sino cualquier otro problema odontológico relacionado con el embarazo, como la aparición de caries o el dolor de muelas. 

gingivitis dolor encias embarazo

Tengo gingivitis gestacional, ¿qué puedo hacer?

Si no has conseguido evitar la inflamación de las encías en este periodo, lo mejor será que visites a tu dentista para que te indique si debes seguir algún tratamiento específico. Además, aquí van algunos remedios caseros para combatirla:

  • Utiliza un cepillo de dientes de cerdas suaves, mejor si es eléctrico
  • Te ayudará usar una pasta dentífrica específica para el cuidado de las encías
  • Ante la duda, bebe agua
  • Come cada día una manzana o un apio a mordiscos
  • Después del cepillado, usa un enjuague bucal sin alcohol. Puedes elegir uno ya preparado o elaborar el tuyo, con infusiones (manzanilla, menta, arándano, malvavisco…), una mezcla de bicarbonato con agua, agua con sal, vinagre de manzana disuelto en agua o zumo de limón

Como en todo lo relativo al embarazo, cuidarse al máximo y acudir a un especialista ante cualquier duda o problema será fundamental para evitar dolencias mayores y, en este caso, mantener la gingivitis bajo control.

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!