Golondrinos en las axilas o ingles: ¿por qué aparecen y cómo curarlos?

Se conoce como golondrinos a bultitos dolorosos que salen en la piel, normalmente en ingles o axilas. Te contamos por qué salen y cómo tratarlos fácilmente.

July 11, 2023 por Noelia

Editora de Bloom.

La autoexploración es súper importante para vigilar de cerca nuestra salud. Pero, a veces, cuando nos tocamos en diferentes zonas del cuerpo, nos podemos llevar algún sustito. ¿Te has notado un bulto duro en las axilas o las ingles? Tranqui, no tiene por qué ser malo. De hecho, lo más normal es que se trate de un golondrino

¿Qué es un golondrino exactamente? Se trata de una lesión de la piel, que se manifiesta como un nódulo duro y que suele aparecer principalmente en zonas donde hay pliegues y glándulas sudoríparas (axilas, ingles…). ¡Ojo! Porque no tiene que tener origen infeccioso. Puede aparecer simplemente por la obstrucción de un folículo piloso, es decir, pelos enquistados. Cuando sí se trata de una infección entonces su nombre médico es hidrosadenitis supurativa y el golondrino es la manifestación más clara.

Si te notas un bultito en la axila o la ingle, tranquila, lo más normal es que sea un golondrino.

¿Son peligrosos? ¿Se pueden curar? Hoy te ayudamos a acabar con esos incómodos golondrinos de las axilas o de las ingles y para ello te contamos cuáles son sus diferentes tratamientos, si podemos curarlos solo con remedios caseros o si vamos a necesitar medicación o incluso algún tipo de operación. ¡Vamos allá!

¿Existe los remedios caseros para curar un golondrino en la axila?

Los golondrinos en las axilas se pueden tratar con remedios caseros en algunas ocasiones, pero antes de iniciar un tratamiento o buscar la solución lo primero que tendríamos que hacer es determinar su causa, es decir, si tiene origen infeccioso o no. Si te detectas un golondrino que no desaparece en unos días por sí solo, lo ideal es acudir al médico para que haga su diagnóstico.

¿Te ha dicho que no tiene complicaciones? Entonces simplemente puedes poner en marcha la máquina de los remedios caseros para los golondrinos. ¡Toma nota!

golondrinos tratamiento

  1. No te los toques

    No, por mucho que aprietes o trates de “romperlos” tú misma no vas a conseguir nada, al contrario, los puedes empeorar y que sí que se conviertan en una infección.

  2. Mantén una higiene correcta

    Como te decíamos, muchas veces los golondrinos aparecen por la obstrucción de las glándulas sudoríparas, por lo que lavarnos con un jabón antiséptico nos puede ayudar bastante. Intenta mantener ventilada la zona y, en caso de tener que taparla, vestirte con ropa transpirable y evitar el roce.

  3. Cuidado con la depilación

    Otra de las causas principales de los golondrinos es la aparición de pelos enquistados. Y en este punto la depilación tiene mucho que decir. Si eres propensa a que aparezcan, tal vez deberías cambiar de método de depilación. La cuchilla es el gran enemigo de los golondrinos, mientras que el láser es la mejor opción.

  4. Compresas de agua caliente

    Ponerte compresas de agua caliente en la zona dos o tres veces al día te va a ayudar a reducir la inflamación y que desaparezca antes.

  5. Zumo de cebolla

    Y otro de los remedios caseros para los golondrinos más populares es hacer usar el zumo de una cebolla y aplicarlo en la zona. Te ayudará a drenar el pus que tengas bajo ese bultito tan incómodo y antiestético.

  6. Adiós al tabaco

    Los especialistas coinciden en que dejar el tabaco es muy importante en el caso de tener predisposición de golondrinos, ya que los puede cronificar y empeorar.

¿Cuándo voy a necesitar operación de golondrinos en las axilas?

Cuando el golondrino no es solo una aparición temporal, sino que estamos ante una hidrosadenitis supurativa crónica o con complicaciones, puede ser necesario recurrir a la cirugía. El procedimiento es sencillo y, en función del caso, puede hacerse solo con anestesia local. Normalmente, se hace una incisión en la zona y se retira el exceso de pus. En los casos más graves puede ser necesaria la extirpación de la zona de la piel afectada y su posterior reconstrucción.

¿Es diferente el tratamiento de los golondrinos en las ingles?

A priori, no deberíamos hacer distinciones a nivel de tratamiento en los casos de golondrinos en las ingles o en las axilas, ya que su naturaleza es la misma. Eso sí, si está muy cerca de la zona genital debemos tener algo más de cuidado, ya que esta zona es más sensible y, por ejemplo, la aplicación de zumo de cebolla no sería recomendable porque nos podría irritar. 

Si tenemos presencia de golondrinos en las ingles, no debemos confundirlos con granos en la vulva o incluso con celulitis. Cada cosa con su nombre.

Tratamiento de los golondrinos con antibiótico

Nadie quiere pasar por gusto por un quirófano, está claro, por eso, buscar tratamientos no invasivos para golondrinos es nuestra primera opción. 

¿Podemos usar un antibiótico si tenemos un golondrino? Sí, pero siempre bajo receta médica. En los casos más leves, te pueden recetar un antibiótico tópico (es decir, una crema, un gel…), mientras que en otros casos el mejor tratamiento para ti pueden ser los antibióticos en pastillas. Cuando os preguntamos en nuestro perfil de Instagram por vuestras experiencias con los golondrinos, estas fueron las respuestas más comunes en cuanto a cómo los tratáis.

Los golondrinos se pueden tratar con medicamentos tópicos, en pastilla o simplemente con una rutina correcta. Solo en algunos casos necesitaremos una intervención quirúrgica.

Medicamentos para los golondrinos

Algunos medicamentos o compuestos médicos, de la doxiciclina a la clindamicina, la tetraciclinas o la rifampicina, se emplean para hacer frente a los golondrinos. Se suelen recetar cuando hay aparición de bacterias, para acabar con la infección y evitar que se propague, pero recuerda: siempre, siempre, siempre, deben ser recetados por una o un profesional médico, que conocerá tu caso y analizará las mejores soluciones y formatos para ti.

golondrino

¿Los golondrinos pueden ser cáncer?

Ya has visto que los golondrinos no deben cursar con complicaciones y que su tratamiento, normalmente, es bastante sencillo. Un golondrino no es un cáncer, pero, claro, ante la presencia de bultos, siempre hay que tener claro cuál es su naturaleza. Por eso, es importante que el diagnóstico lo haga un médico y que lo vigiléis para ver su evolución y que no se cronifique. 

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!