ETS: Todo sobre las Enfermedades de Transmisión Sexual

Las enfermedades de transmisión sexual son muy comunes y te ayudamos a prevenirlas.

por Noelia

Editora de Bloom.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) y las infecciones de transmisión sexual (ITS) son la principal amenaza para la salud que trae consigo el sexo. Como su nombre indica, se contraen a través de las relaciones sexuales y existen más de 20 tipos de enfermedades de transmisión sexual. Dependiendo de si están causadas por un virus, una bacteria o un parásito puede existir un tratamiento para ellas o no. 

La prevención es la mejor arma para evitar contagios y cortar su propagación. No son nada agradables, por eso, tanto si las has sufrido como si no, cuando llegue el momento te alegrarás de haber tomado precauciones.

¿Qué son las enfermedades de transmisión sexual?

Son un tipo de infección que se transmite mediante el contacto sexual. De hecho, lo correcto no es hablar solo de ETS sino también de ITS o infecciones de transmisión sexual, el primer estadio de estas enfermedades. Y ojo, no pienses solo en la penetración: las relaciones sexuales van mucho más allá y el sexo oral, por ejemplo, también puede ser una vía de contagio. 

Las pruebas de las ETS tanto en hombres como en mujeres son ideales para prevenir su transmisión y para atajarlas lo antes posible y hay que tener en cuenta que la enfermedad puede transmitirse incluso desde la madre embarazada (en caso de que lo esté) al feto. 

Vas a flipar con la cantidad de personas que sufren las ETS

Según la OMS, más de un millón de personas al día contraen algún tipo de ITS en el mundo. ¿Te parece heavy? Aunque muchas de estas enfermedades solo pasan con ligeras molestias, otros de los síntomas ETS pueden ser mucho más graves, así que no las subestimes.

Como sabemos de la importancia de las ITS y de la escasez de información sobre su incidencia, hemos lanzado el Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres el España. De él hemos aprendido que estas infecciones se multiplicaron por 10 entre 2012 y 2019 y que la clamidia y la gonorrea fueron las que más crecieron. ¿Quieres saber más? No te pierdas nuestro estudio.

El contagio se puede producir por vía oral, anal o vaginal, como te contaremos un poco más adelante. Pero vamos a lo importante: está comprobado que el uso de preservativos reduce en un elevadísimo porcentaje el riesgo de contagio. Son como la mascarilla: hay que llevarlos siempre encima y USARLOS. ¡No te sirve de nada guardarlos en el bolso!

Además, recuerda que hay métodos anticonceptivos que solo protegen del embarazo, pero no de una ETS. Así que si tomas la píldora o similares, no tienes en tu poder la tarjeta del “quedas libre de la cárcel”. En el caso de tener distintas parejas sexuales, lo mejor es que vayas con cuidado y te protejas en ambos sentidos.

¿Cómo se transmiten las ETS?

La transmisión de estas enfermedades se produce principalmente por vía sexual, ya sea vaginal, anal o incluso oral. En algunos casos, también se puede contraer mediante la sangre o en sentido vertical, es decir, transmisión de la madre al hijo en el embarazo o en el parto.

Tipos de enfermedades de transmisión sexual

De entre los más de 20 tipos de enfermedades que se pueden diagnosticar mediante un análisis de ETS, estos son los más frecuentes, aunque no hay que olvidarse de otros como la sífilis, el herpes genital, la tricomoniasis… Si su nombre ya es feo, tenerlas lo es aún más. 

Clamidia

Es una de las enfermedades de transmisión sexual de tipo bacteriano más comunes. Se puede contraer en la garganta, en el recto, en la uretra o en el cuello del útero.

Suele ser más común en las mujeres que en los hombres y para su diagnóstico puede bastar un análisis de orina o la extracción de fluidos con un bastoncillo de algodón. Esta infección puede derivar en dolor de pelvis crónico y provocar infertilidad, entre otras consecuencias.

VIH

La más temida de las enfermedades de transmisión sexual. El virus de inmunodeficiencia humana destruye los glóbulos blancos del organismo, debilitando hasta el extremo el sistema inmunitario. 

Se puede diagnosticar mediante un análisis de sangre y el mayor peligro es que no tiene cura a día de hoy. Aunque entre amigos se habla indistintamente de VIH y SIDA, no es lo mismo. El SIDA es la etapa final de esta infección y no se desarrolla en todos los casos.

Gonorrea

Junto con la clamidia, es otra de las infecciones bacterianas más comunes cuando se habla de enfermedades de transmisión sexual.

Los primeros síntomas suelen ser leves, principalmente asociados a los picores vaginales y anales, pero con el paso del tiempo puede derivar en problemas en la próstata y los testículos en el hombre o en la enfermedad inflamatoria pélvica en las mujeres.

ENFERMEDADES DE TRANSMISION SEXUAL

¡SOS! ¿Cómo saber si tienes una ETS?

Los análisis de ETS pueden incluir pruebas de laboratorio como análisis de sangre, de orina o muestras de tejido. También el cuerpo puede avisar con algunos síntomas; aprende a escucharle, que esto es más importante que los audios de tu mejor amiga.

Cuánto tarda en manifestarse una ETS

Una de las preguntas más habituales es cómo saber si tengo una ETS. Y la respuesta es depende. Como decimos, la ETS es la consecuencia de una ITS, y lo más probable es que antes descubras esta última.

Los síntomas pueden tardar algunas semanas en aparecer desde el momento de la exposición y hay algunas ITS que son silenciosas y puedes ser portadora de ellas sin saberlo. Por ese motivo, conocer a tus parejas sexuales y practicar sexo con protección de barrera es clave para evitar contraer una ITS.

Si la pregunta va más por cuánto hay que esperar para hacerse pruebas de ITS o ETS, algunos profesionales recomiendan a partir de dos semanas desde el posible contagio. 

Síntomas de las ITS en las mujeres y/o personas con vulva

Tras contraer una ITS, esta se puede manifestar de muchas maneras. Las ITS en hombres y en mujeres no tiene que ser muy diferente en algunos síntomas (dolor al orinar, dolor en las relaciones, dolor en la zona baja del abdomen, inflamación en la ingle o fiebre, por ejemplo), aunque otros sí son más específicos.

Dependiendo de la infección, las mujeres pueden tener sangrados vaginales o un flujo con más olor de la cuenta, mientras que los hombres pueden notar una secreción anormal en el pene

ETS sin síntomas

En algunos casos, las ITS o ETS pueden no desarrollar síntomas, lo que hace más difícil detectarlas. Por ejemplo, hay mujeres que no tienen la sintomatología clásica del VPH o virus del papiloma humano, por lo que solo conocen que tienen la infección en pruebas rutinarias como una citología.

Otras, como la clamidia o la gonorrea, pueden permanecer durante un tiempo latentes, es decir, sin enviarnos señales de que están en nuestro cuerpo. La falta de síntomas puede deberse a que la infección se encuentra en periodo de incubación y el organismo aún no los ha desarrollado.

Precisamente por esa posibilidad de tener una ETS sin síntomas, es decir, sin ser conscientes de que el virus o patógeno está en nosotras o en nuestra pareja sexual, es fundamental protegerse con anticonceptivos de barrera.

Pruebas médicas para ETS e ITS

Lo ideal sería que todos los adultos, especialmente si mantenemos relaciones sexuales, acudiéramos a una revisión médica al menos una vez al año, pero es especialmente importante si se presenta algún síntoma, si se tienen varias parejas sexuales o si se han tenido relaciones de riesgo.

Con un análisis de sangre y/o uno de orina se pueden diagnosticar

Las pruebas de detección y diagnóstico más habituales son las de un análisis de orina y/o un análisis de sangre. También pueden incluir un análisis pélvico o una extracción de tejidos o fluidos. A nadie le apetece someterse a ello, pero es súper importante, así que fuera miedos y tabúes ¡y a por ello!.

No te la juegues… Cómo prevenir las ETS

En la mayoría de los casos las enfermedades de transmisión sexual se podrían evitar mediante la utilización de métodos de barrera durante los juegos sexuales. Los preservativos masculinos o femeninos suelen tener una eficacia del 90%.

Pero, para prevenir una ETS y evitar el contagio a los demás, es importante acudir periódicamente a un médico para que valore nuestro estado de salud y en caso de tener algún tipo de infección seguir sus recomendaciones para no contagiar a nuestras parejas sexuales. Si todos nos cuidamos, haremos del mundo un lugar mucho más seguro.

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!