Sexo en la menopausia: claves para seguir disfrutando en esta etapa

La menopausia es un baile de hormonas que afecta a muchas facetas de la vida de las mujeres: cambios en el estado de ánimo, sofocos, insomnio… ¿y pérdida del deseo sexual?

por Sara

Editora en Bloom. Me gusta compartir mi espacio con mis gatos, practicar yoga y estar cerca del mar.

No todas las mujeres pasamos por lo mismo -ni en esta etapa, ni en ninguna otra-, pero debido a esa bajada del nivel de estrógenos que se produce en el climaterio es frecuente que la libido disminuya y el sexo en la menopausia nos parezca, de repente, algo poco apetecible.

En este artículo te damos algunas recomendaciones de experta que nos señala nuestra sexóloga de confianza, Laura Cámara, para disfrutar del sexo en la menopausia. ¡Vamos a por ello!

Menopausia: ¿sinónimo de relaciones dolorosas?

Durante la perimenopausia y la menopausia, la alteración de los niveles de hormonas puede producir sequedad vaginal y, por tanto, hacer que las relaciones sexuales pasen de ser placenteras a dolorosas. ¿Es hora de despedirse del sexo y entregarse a otros placeres de la vida? ¡No hay por qué, amiga bloomer!

sexo en la menopausia consejos

En caso de notar esa sequedad vaginal, podemos recurrir a productos como lubricantes a base de agua y otros geles hidratantes especiales para recuperar la hidratación perdida. Si echas un vistazo, verás que existen en el mercado lubricantes específicos para disfrutar del sexo en la menopausia: hidratan la zona, evitan molestias y favorecen el confort vaginal de cara a tener relaciones sexuales.

No olvides que también puedes consultar con tu especialista: ¡fuera tabúes! No eres la única que pasa por esto y las (y los) profesionales de la salud, ya sea tu médica de cabecera o tu psicóloga, están ahí para aconsejarte y acompañarte. 

Algo más a tener en cuenta especialmente durante la menopausia es la higiene íntima. A veces, nos sentimos más limpias si utilizamos jabones aromatizados con frecuencia, pero lo cierto es que eso puede acabar con la microbiota de nuestra vagina, que tiene su propio mecanismo de autolimpieza. Lo mejor es evitar jabones agresivos o con fragancias que irriten la mucosa vulvovaginal, ya que eso solo producirá más irritación, molestias y sequedad. Así que: agua y, si acaso, productos que respeten su particular pH. Todo lo demás, ¡lejos!

Posturas sexuales en la menopausia: it’s time to play

sexo en la menopausia

Además de cuidar nuestra higiene íntima y buscar lubricantes que puedan sustituir la hidratación vaginal que se pierde con los años, nuestra sexóloga de confianza, Laura Cámara, apunta a la comunicación como elemento estrella para que el sexo en la menopausia sea igual de placentero que en cualquier otro momento de nuestra vida. Nuestro cuerpo ha cambiado y ya no vale seguir haciendo las cosas como siempre. Toca escuchar a nuestro organismo.

Atender a nuestras necesidades, saber transmitirlas a nuestra pareja y seguir explorando nuevas formas de placer es clave para mantener nuestro interés por el sexo. ¿Hay alguna postura que nos asegure el orgasmo en este momento? Un momento, ¿es que la ha habido alguna vez? A cada una nos gustan unas cosas y experimentar es clave para averiguar qué es lo que nos pone a 100. Por ahí van los tiros: quizá sea el momento de estrenar algún juguete, planear una escapada hot  o probar con un masaje erótico para encender la llama.

Puede que las hormonas disminuyan, ¡pero no se podrá decir lo mismo de nuestra imaginación!

La menopausia quita las ganas de hacer el amor, ¿mito o  realidad?

sexo en la menopausia

Aunque ya hemos visto cómo las hormonas son capaces de ponerlo todo patas arriba, lo cierto es que echarles la culpa de todo lo que nos pasa tampoco es justo. Sí, no podemos obviar que nuestro cuerpo ha cambiado, pero nuestra sexualidad es -o debería ser -mucho más que eso.

Nuestro estilo de vida, cómo está nuestro estado de salud y la relación con nuestra pareja en caso de tenerla también influyen y mucho en nuestra relación con el sexo. Si la libido baja, puede deberse a varios factores y también tener varias soluciones. Mantener un ritmo de vida activo, descansar bien, llevar una alimentación equilibrada y seguir reservando ratos para pasar con nosotras mismas o nuestras parejas es esencial si queremos tener una vida sexual satisfactoria. 

También es más que recomendable poner a tono nuestro suelo pélvico: los ejercicios de Kegel, por ejemplo, son fantásticos para mantener fuertes nuestros músculos vaginales y, así, evitar posibles pérdidas de orina y mejorar nuestros orgasmos. Se pueden hacer en cualquier momento y solo te llevarán 10 minutos al día. ¡No hay excusas (ni pereza) que valgan!

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!