¿Me puedo bañar con la regla? Tips de higiene menstrual para derribar mitos

¿Es mejor usar tampón o copa para darse un chapuzón? Te ayudamos con tus dudas sobre higiene menstrual y baño

por Isabel Sauras

Editora de BLOOM

Existe el falso mito en torno a la higiene menstrual de que una mujer no debería bañarse cuando está con la regla, pero eso no es en absoluto cierto. Puedes bañarte en la piscina y en el mar, donde quieras. Y también hacer deporte, subir montañas, bailar y cualquier otra cosa que te propongas. Solo necesitas contar con los aliados necesarios para sentirte cómoda y segura en cada momento.

Las primeras veces que tienes la regla puede costarte un poco adaptarte, pero solo es cuestión de tiempo y, cuanto antes te familiarices con los productos de higiene menstrual femenina y con tu propia regla, antes dejarás de renunciar a planes por estar en esos días del mes. Nuestro consejo es que pruebes y experimentes con diferentes productos para testarlos y que no te quedes con dudas. 

bañarse con la regla

Higiene durante el periodo menstrual

La regla no se “corta” cuando te bañas. Es cierto que, a veces, puede dar la sensación de que, mientras te duchas, disminuye un poco el flujo de sangre, pero eso tiene una explicación muy fácil: con el cambio de temperatura, los vasos sanguíneos se contraen por un momento y, además, la presión del agua hace que disminuya la gravedad normal del flujo sanguíneo. 

La higiene durante el periodo menstrual debería ser más exhaustiva en tu zona íntima que cuando no tienes tienes la regla, ya que la sangre es un lugar muy apetecible para la proliferación de todo tipo de bacterias. Una buena higiene durante el periodo menstrual evitará no solo algunos olores, sino la aparición de infecciones. 

Salud e higiene menstrual

Dúchate todas las veces que lo necesites al día y limpia la parte exterior de tu vagina con cuidado, siempre desde delante hacia atrás para evitar contaminarla con restos de la zona anal. Siempre es mejor utilizar agua tibia y, para evitar dañar la flora natural de tu vagina, un buen tip es emplear jabones libres de químicos y con ph neutro. Existen también geles específicos para la higiene de las zonas íntimas, ¡prueba hasta encontrar ese con el que te sientas más cómoda!

Las compresas, salvaslip y tampones deben desecharse en la basura, tanto si estás en casa como si estás fuera. Nunca los tires al inodoro, podrías provocar un desastre (y una escena de película). Además, contaminan muchísimo.

Si prefieres huir de los productos desechables en tu camino hacia ser más sostenible y cuidar más el medio ambiente, la recomendación bloomer es que uses la copa menstrual, compresas reutilizables y braguitas menstruales. Productos que puedes lavar y volver a utilizar sin ningún problema.

Por supuesto, ten muy en cuenta que debes lavarte las manos muy bien antes y después de manipular cualquier producto de higiene durante el periodo menstrual.

bañarse con tampon

¿Me puedo bañar con tampón? ¿Bañarse con la copa menstrual es seguro?

Aunque parezca alucinante, todavía hoy hay muchas mujeres que no se animan a bañarse cuando tienen la regla, aunque estén a la orilla del mar y el termómetro marque 40 grados. Es un tema cultural y de falta de información. Pero lo cierto es que no hay ninguna razón de peso para no disfrutar de un baño por culpa de la menstruación. 

Por supuesto que sí puedes bañarte con la regla, pero es cierto que no todos los productos de higiene menstrual son adecuados para zambullirse en el agua. Te contamos aquí pros y contras de cada opción para que valores cuál se adapta mejor a tu ritmo de vida y a tus necesidades.

Bañarse con tampones

Si hablamos de higiene durante el periodo menstrual, el tampón es, sin lugar a dudas, el gran clásico de los productos de higiene femenina para para poder bañarse. Es un cilindro de algodón que se introduce en la vagina para absorber la regla y es perfectamente seguro para darse un chapuzón en un día de pisci o de playa con amigas. 

Es cierto que las primeras veces puede costarnos un poco ponernos un tampón, pero, una vez que le coges el truco, es facilísimo. Escoge un lugar tranquilo de tu casa y, sin prisas, sigue cuidadosamente las instrucciones de uso.

bañarse con tampones

Prueba varias veces a ponerte un tampón hasta que tengas la técnica dominada y, si te surgen dudas, pregunta a alguien cercano. Tu hermana, una amiga o tu madre: ¡estarán encantadas de ayudarte y aconsejarte, todas hemos pasado por eso!

Una vez que el tampón esté correctamente colocado, la única precaución que debes tomar es controlar el tiempo que lo vas a llevar puesto y llevar un neceser con tampones de sobra para poder cambiarte si estás fuera de casa. 

Existen tampones de diferentes tamaños según la cantidad de flujo, pero para las primeras veces, lo más aconsejable es usar el tamaño más pequeño. Los puedes encontrar con o sin aplicador, eso es cuestión de gustos.

Si tienes algún problema de alergias o estás en guerra con los productos químicos, busca tampones 100% algodón

Copa menstrual: es higiénica y perfecta para bañarse

La copa menstrual es un producto relativamente reciente, y aún hay muchas mujeres que no se han animado a probarla por desconocimiento. Pero para nosotras, todo son ventajas. Ya te hemos contado en otros posts todas las ventajas de la copa menstrual y cómo usarla correctamente

Es el método más económico, más ecológico, más anti alergénico, más seguro y más limpio de todos y es perfecto para cualquier momento del día o de la noche, y también para bañarse sin preocupaciones. 

higiene durante el periodo menstrual

Se trata de un elemento de silicona con forma de copa que se introduce en la vagina para recoger la sangre y que debe vaciarse cada cierto tiempo. Por sus características y por sus materiales inocuos, la copa menstrual es apta para mujeres de todas las edades, desde las primeras reglas hasta las últimas. Recoge muy bien el flujo menstrual y es fácil de usar y de limpiar, solo es cuestión de práctica. 

Para la mayoría de las chicas, es un motivo de preocupación el hecho de tener que vaciar la copa menstrual en un baño público. Es verdad que a veces los baños públicos son un lugar inhóspito, pero cuando te acostumbras a usar la copa menstrual, ni siquiera eso se convierte en un problema.

Lo ideal es que puedas disponer de un lavabo donde limpiar tus manos y la copa, pero, cuando ni siquiera cuentes con eso, simplemente vacía la copa en el inodoro y vuelve a introducirla sin limpiarla. Lleva contigo pañuelos desechables, unas toallitas limpiadoras y gel hidroalcohólico para mantener la higiene de tus manos antes y después de manipular la copa. Después, cuando llegues a casa, lávala bien para evitar cualquier posibilidad de infección. 

Bañadores menstruales: todo un descubrimiento

bañadores menstruales

De materiales parecidos a los de las braguitas menstruales, los bañadores menstruales cuentan con un forro de varias capas pensado para absorber la regla. La mayoría de las mujeres que los utilizan suelen hacerlo en combinación con un tampón o con la copa menstrual, aunque también pueden solos.

Son ideales para nadadoras profesionales pero también para cualquier chica que quiera darse un baño sin preocupaciones. Cada vez hay más marcas que lanzan colecciones pensadas para mujeres que están menstruando, así que, si te animas a probar estos bañadores menstruales, poco a poco será más fácil encontrar algún bikini o bañador que pueda encajar con tus gustos y tus necesidades.

¿Bañarse con compresa en la playa o la piscina? Mala idea

No puedes bañarte en la playa o en la piscina con una compresa o salvaslip normal. Sencillamente porque no están diseñados para sumergirse. Las compresas están pensadas para absorber mucho líquido, están fabricadas con celulosa y SAP, un polímero que, en contacto con el líquido, se transforma en gel. Así que, si las sumerges, absorben demasiada agua, se despegan y dejan de ser útiles para contener la regla.

¿Qué pasa si te bañas con una compresa? Lo más probable es que tu bañador acabe manchado de sangre y tu compresa o salvaslip nadando libremente y contaminando el planeta. ¡Y no queremos que eso ocurra!

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!