Visita al gine: cuáles son (y cómo funcionan) las pruebas para detectar ITS y ETS

Las infecciones de transmisión sexual son bastante comunes, pero ¿cómo se detectan? Te contamos cuáles son las pruebas más comunes

por Noelia

Editora de Bloom.

Las enfermedades de transmisión sexual ETS) e infecciones de transmisión sexual (ITS) son una cuestión esencial de nuestra salud a la que debemos prestar mucha atención. Porque, cuanto antes las detectemos, más rápidamente podremos afrontarlas y sanar. Ahora bien, ¿cuáles son las pruebas ETS e ITS más comunes? ¡Hemos venido a resolver tus dudas, dear bloomer!

Pruebas ETS e ITS: ¿cómo detecta el gine si tenemos una de estas enfermedades o infecciones?

Tanto si sospechas por algunos síntomas que puedes tener una infección de transmisión sexual o si, sencillamente, prefieres quedarte más tranquila con un chequeo preventivo, tu ginecóloga o ginecólogo (hay que hacerle una visita de vez en cuando, ¡y no tener miedo a preguntar nuestras dudas!) puede solicitar las pruebas para detectar ETS o ITS pertinentes. ¡Tranquila! Son rápidas e indoloras.

Cada tipo de ETS o ITS puede tener su propia prueba, pero las más habituales son:

  • Análisis de orina o de sangre. Poco que contarte sobre esto que no sepas.
  • Exploración física. El o la médico puede hacer un examen visual y táctil para observar si hay llagas, erupciones, verrugas, bultitos… Aunque te puede dar palo, no duele.
  • Raspado y toma de muestras. Esto no suele doler, pero puede ser algo incómodo. Lo normal es realizarlo con un hisopo para recoger muestras de secreciones o células. Se puede hacer en vagina, cuello uterino, garganta, boca, ano o uretra. Podríamos decir que estas pruebas de las ETS o ITS son algo así como un test de antígenos, algo con lo que muchas, a estas alturas de la pandemia, ya estamos familiarizadas.

Unos días después, tu gine te llamará o te citará para darte los resultados y, si es necesario, pautar un tratamiento específico para tu infección.

pruebas ets its

Hay una prueba menos común que es la punción lumbar y se suele realizar en caso de dudas muy concretas, por ejemplo, para detectar la sífilis avanzada o si el especialista sospecha que una ITS ha podido afectar a otros órganos. ¿En qué consiste? Se anestesia la zona, se realiza una punción entre dos vértebras y se extrae una pequeña cantidad de líquido para analizar.

Cómo saber si tengo una ETS o ITS: más allá de la intuición

Aunque es importante escuchar a nuestro instinto y, sobre todo, escuchar a nuestro cuerpo, la intuición no es la forma más fiable de detectar una infección, sea de transmisión sexual o no. De acuerdo, nuestro organismo nos envía señales en forma de síntomas que pueden dar la voz de alerta, pero esas primeras sensaciones no bastan para confirmar o descartar una ITS y, a la larga, una ETS.

Por tanto, si tu duda es cómo saber si tengo una ETS o ITS, lo primordial es acudir al médico o médica para que te prescriba alguna de las pruebas ETS citadas anteriormente. Es, verdaderamente, la única forma de confirmar si has contraído o no una infección y actuar en consecuencia.

La importancia de la prevención

Puede que, llegadas a este punto, te estés preguntando: “¿Pero ETS e ITS son lo mismo?”. Como te contamos en este artículo, son dos conceptos diferentes. La ITS es una infección de transmisión sexual y la ETS es una enfermedad de transmisión sexual. Es decir, en la ITS nos ataca un patógeno, virus, bacteria, hongo o parásito y, tratada a tiempo y de forma correcta, lo más común es que todo termine ahí. Pero, si deriva en enfermedad (como cáncer de cuello de útero) es cuando hablamos de una ETS.

pruebas ets o its detectar

Lo esencial para evitarlas es la prevención, y en esto los anticonceptivos de barrera (preservativos masculinos y femeninos y barreras bucales) serán nuestros grandes aliados.

ITS más comunes y sus síntomas

Las ITS más comunes son sífilis, gonorrea, VPH, VIH o clamidia. ¿Sabías que las ITS en mujeres se han multiplicado por 10 en los últimos años? Es una de las conclusiones del Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres en España, gracias al que también descubrimos que, entre 2015 y 2019, los casos de gonorrea crecieron un 729% y los de clamidia, un 480%. ¿A que los datos asustan? De ahí la importancia de hacernos pruebas rutinarias y de aprender sobre ITS.

Los síntomas pueden variar según la persona y la infección, pero una clara señal de alerta es el dolor al orinar, al mantener relaciones sexuales, picor en la zona genital, flujo con más olor o incluso fiebre.

Ante cualquier señal de este tipo, no dudes en visitar a tu médico, para que prescriba las pruebas ETS o ITS necesarias y su tratamiento.

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!