Rutina beauty para tu vulva: estos son los productos imprescindibles, ¡palabra de ginecóloga!

¿Te has preguntado alguna vez cuál es la mejor forma de cuidar e hidratar tu zona íntima? ¡Apunta estos consejos de experta!

por Sara G. Pacho

Editora en Bloom. Me gusta compartir mi espacio con mis gatos, practicar yoga y estar cerca del mar.

Entre tanta oferta de productos de higiene íntima, es fácil confundirse y ahogarse en un mar de dudas: ¿debo utilizar jabón en mi vulva? ¿qué aroma es el más apropiado para tratar mi zona íntima? ¿qué es el pH vaginal?

En este artículo, y de la mano de la ginecóloga Lorena Serrano, conocida en Instagram como @hellogyn, vamos a repasar cuáles son esos productos de higiene íntima imprescindibles en nuestra rutina beauty para la vulva y cuáles debemos desterrar. ¡Toma nota!

Productos de higiene íntima femenina, ¿cuáles usar?

productos de higiene intima femenina

Lo primero de lo que nos avisa Lorena es que, al hablar de higiene íntima, debemos diferenciar dos partes: la vulva, es decir, los genitales externos, y la vagina, es decir, la parte interna. Esta última no se debe lavar bajo ningún concepto. Como ya hemos comentado en otros artículos, esta zona mucosa tiene su propio ecosistema y se regula por sí misma. Su pH es diferente al de la piel del resto del cuerpo y la microbiota que tiene -y que podemos dañar si la lavamos con jabones- es fundamental para mantenerla sana. Así que ya sabes: deja que tu vagina se lave por sí misma, que lo hace muy bien.

Ahora bien, la vulva, es decir, la parte externa, tiene una estructura distinta. Su piel tampoco es idéntica a la que recubre el resto de nuestro cuerpo. Tiene muchas terminaciones y vasos sanguíneos protegidos por el manto ácido de la piel y el vello púbico. 

Su particular naturaleza obliga a que la higiene también sea especial. No creas que vamos a hablar de productos de higiene íntima súper difíciles de encontrar o de un ingrediente que solo crece en lugares inaccesibles. Tu vulva, sea del tipo que sea, solo necesita agua tibia a diario y, para lavarla, basta con tus propias manos. El movimiento tiene que ser de adelante hacia atrás, para evitar arrastrar bacterias que puedan estar en el ano hasta la vulva. 

productos de higiene intima hidratacion vulva

También es mejor evitar esponjas, que puedan ser un nido de gérmenes y aumenten el riesgo de infecciones. ¿Por qué no utilizar productos de higiene íntima específicos? Según nos cuenta Lorena Serrano, es mejor evitar jabones perfumados, toallitas o desodorantes genitales, pues puedan contener químicos que irriten la zona. Además, no rasurar por completo esta zona puede ayudar, ya que el vello púbico actúa como protección.

¿Cómo mantener la hidratación de la vulva?

La vulva es una zona mucho más sensible a las agresiones externas y la deshidratación que casi cualquier otra zona de nuestro cuerpo. Además, su hidratación tiene mucho que ver con el momento de la vida en el que nos encontremos, ya que depende en gran medida de las hormonas.

Así, la pérdida de estrógenos que tiene lugar durante la menopausia, así como la pérdida de colágeno que se produce a nivel global con la edad, hacen que nuestra vuelva esté más seca y podamos sentir picores y molestias. 

productos de higiene intima hidratacion vagina

En otro momento que no sea la menopausia, hidratar la vulva es opcional. Sin embargo, sí es importante mantener la humedad dentro y fuera. Si no hay molestias, el agua debería ser suficiente. Si hay picor o tirantez, lo mejor es optar por productos de higiene íntima que sean lo más naturales posible y cuya base sea acuosa, sin fragancias ni aromas artificiales, y a ser posible con pH neutro.

El ph de la vulva está entre 5.3 y 5.6

El mejor gel íntimo para mujer

La vagina tiene sus propios mecanismos para limpiarse y protegerse, por lo que no se recomiendan las duchas vaginales como rutina de higiene. Para la limpieza de la zona íntima, como hemos visto con nuestra experta, lo mejor es optar por el agua y, si acaso, productos que contengan agentes limpiadores neutros, es decir, que no alteren la acidez de la mucosa. Esponjas, toallitas y desodorantes, ¡ni en pintura! Solo conseguiremos irritar la zona y enmascarar un posible olor que nos alerte de alguna infección. Aprendida la teoría, ¡toca ponerla en práctica!

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!