¿Qué es la mononucleosis? Una radiografía de la “enfermedad del beso”

Su nombre puede llevarnos a engaño, pero esta infección se transmite a través de la saliva y no siempre en contextos sexuales, por lo que no es una ITS. ¡Te lo contamos todo sobre ella!

por Sara

Editora en Bloom. Me gusta compartir mi espacio con mis gatos, practicar yoga y estar cerca del mar.

Aunque su nombre nos pueda llevar a engaño, la mononucleosis no es una infección de transmisión sexual, sino un virus que se contagia a través de la saliva. Es por eso que también se la conoce como “enfermedad del beso”. Aunque afecta sobre todo a niños, niñas y adolescentes, también puede darse en adultos. La buena noticia es que se trata de una infección prácticamente inocua, pero no en todos los casos. Para algunas personas, los síntomas pueden alargarse durante meses e incluso provocar algunas complicaciones. 

Te contamos las principales vías de contagio (¡hay otras aparte de los besos!) y cuál es su tratamiento. ¿Preparada para hacer una súper radiografía a la mononucleosis? ¡Sigue leyendo!

Mononucleosis, ¿cómo se contagia?

La mononucleosis es una enfermedad infecciosa causada por un virus llamado Epstein-Barr (VEB) que ataca a varias partes del cuerpo, incluidos los linfocitos, que son nuestras defensas. Como te adelantábamos en la introducción, el nombre popular de la mononucleosis es el de enfermedad del beso porque se transmite a través de la saliva. Sin embargo, es posible contagiarse de otras maneras que impliquen ese tipo de contacto, como, por ejemplo, beber del mismo vaso, compartir cubiertos o incluso un labial. 

Para diagnosticar la mononucleosis es necesario un análisis de sangre específico que detecte estos anticuerpos, llamados heterófilos. También se conoce a esta prueba como monotest.

Síntomas: del cansancio total a inflamaciones de ganglios

Como afecta a los linfocitos, es muy común que el principal síntoma de la mononucleosis sea un cansancio extremo y prolongado en el tiempo. ¿Has tenido alguna época en la que te sentías especialmente agotada y no sabías por qué? ¡Puede que hayas pasado la mononucleosis sin saberlo! 

mononucleosis infecciosa sintomas

No obstante, la fatiga no es el único síntoma de esta infección. También es muy común tener fiebre, dolor de garganta e inflamación de los ganglios, especialmente en el cuello. Como ves, los síntomas se parecen tanto a los de una gripe o resfriado común (e, incluso, a los de la clamidia) que es normal que la mononucleosis pase de una manera muy silenciosa por nuestros cuerpos. 

boobs-separator

La clave suele ser la duración: en la mayoría de los casos, se trata de una enfermedad, aunque leve, larga: puede durar hasta seis semanas. ¡Mes y medio de arrastrarse por las esquinas! Eso sí: una vez que pasas por eso, creas inmunidad y es muy poco probable que vuelvas a contagiarte.

Esto no quiere decir que la mononucleosis sea contagiosa durante todo ese tiempo. El periodo más contagioso es el de incubación, es decir, cuando acabamos de contagiarnos y el virus está buscando su sitio en nuestro cuerpo. Según avanzan los días, se vuelve débil gracias a nuestro sistema inmune y deja de ser contagioso. 

mononucleosis sintomas tratamiento

Tratamiento de la mononucleosis: reposo y líquidos

No existe un tratamiento como tal para la mononucleosis. Los antibióticos que suelen recetarse para otras infecciones no sirven para abordar la enfermedad del beso. En este caso, es nuestro propio organismo y su legión de anticuerpos los que se encargan de batallar con ella hasta reducirla.

Así pues, lo único que pueden aconsejarnos es intentar estar en reposo, beber mucha agua y llevar una alimentación equilibrada. No obstante, presta atención a lo que tenga que decir tu doctor o doctora al respecto, que es quien sabe y conoce tu caso de manera pormenorizada. 

¿Cuándo puede ser peligrosa la mononucleosis?

mononucleosis infecciosa enfermedad del beso

Aunque, como hemos comentado, la gran mayoría de los casos son leves e incluso prácticamente asintomáticos, también es cierto que en algunas ocasiones la mononucleosis infecciosa puede mostrar una cara menos “amable” y provocar inflamación del hígado, del bazo (que puede llegar a romperse) y encefalitis. En estos casos, aparece un dolor que da la voz de alarma para acudir de inmediato a urgencias. 

Mononucleosis y embarazo: ¿hay riesgos?

En el caso de contagiarse de mononucleosis durante el embarazo, la enfermedad puede tener algunas complicaciones que conviene tener en cuenta. Si bien suele ser una enfermedad de las que se denominan “autoresolutivas”, es decir, que al cabo de unas semanas desaparecen sin necesidad de tratamiento, durante el embarazo tenemos que vigilar que el virus no pase al bebé.

Ante la presencia de cualquier síntoma compatible con la mononucleosis, es importante que acudamos a la consulta médica para que sea el o la gine quien nos diga cómo afrontarla en esta etapa.

¿Pensabas que la mononucleosis era una ITS o infección de transmisión sexual? Aunque se la conozca como enfermedad del beso, no es una ETS. ¿Y cuáles sí lo son? Para aprender más sobre este asunto, hemos desarrollado el Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres en España: tan importante como prevenir las infecciones es saber a qué nos enfrentamos cuando hablamos de ITS. ¡Entra y descúbrelo! 

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!