Observatorio Bloom: 10 conclusiones que hemos aprendido sobre las ITS en mujeres

Lanzamos nuestro informe sobre Infecciones de Transmisión Sexual en mujeres en España. Pero no solo con cifras, sino analizando las causas y los retos que nos plantean como sociedad.

June 8, 2022 por Eva Gracia

Redactora de Bloom. Salud mental, lifestyle y feminismo.

Las ITS o infecciones de transmisión sexual son un tema recurrente en Bloom. Porque nuestro objetivo es abordar la salud femenina sin tapujos, con información veraz y sin que el apellido “femenina” empequeñezca la causa. Pero, en ese camino y en nuestra voluntad divulgativa, nos hemos topado con falta de datos, de estudios y de una perspectiva de género que imbuya los análisis sobre ITS.

Es por eso por lo que iniciamos un proyecto de investigación que, tras meses de trabajo, ve la luz en forma del Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres en España. Un informe en el que hemos recopilado cifras de casos y prevalencia de las infecciones de transmisión sexual en mujeres, pero no solo eso: hemos querido ir un paso más allá para explicar qué hay detrás de esas cifras, cuáles son sus causas y qué retos nos plantean como sociedad.

Podéis leer el Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres en España al completo aquí, pero, para ponéroslo fácil -¡y seguir concienciando sobre la importancia de aprender sobre ITS!-, recopilamos en este artículo las principales conclusiones de nuestro estudio.

observatorio its bloom

  1. Los casos de ITS se han disparado en los últimos años


    Según los datos recopilados por el Observatorio de ITS de Bloom, entre 2012 y 2019 el total de casos de ITS en mujeres en España se disparó un 1.073%. Se registraron más de 50.000 casos de ITS EDO (Enfermedades de Declaración Obligatoria), ¿y esto qué significa? Que en esas cifras no se incluyen otras de las ITS más comunes en mujeres como el VPH, virus del papiloma humano, o el VHS. No, no hablamos de las cintas de vídeo de tu infancia, sino del Virus del Hermes Simple o herpes genital femenino.

  2. Las mujeres jóvenes, las más diagnosticadas


    De nuestro estudio se extrae también la conclusión de que las mujeres jóvenes reportaron más casos de ITS en el periodo analizado. De hecho, en 2019, la mitad de los casos registrados correspondieron a chicas de entre 15 y 24 años.

  3. La gonorrea y la clamidia son las “reinas” de las ITS en mujeres


    De esos más de 50.000 casos diagnosticados, un 64,8% correspondieron a clamidia y un 15,6% a gonorrea. Son las dos ITS EDO dominantes en el periodo analizado: entre 2015 y 2019, los casos de gonorrea se incrementaron un 729 % y los de clamidia, un 480 %. Es para tomárselo en serio, ¿no?

  4. Dos buenas noticias: estancamiento del VIH y caída de la hepatitis B


    Sí, también hay datos esperanzadores: los casos de VIH crecieron apenas un 5,6 % entre 2015 y 2019 y llevan una década estancados entre los 400 y 500 nuevos diagnósticos por año en el caso de las mujeres. Por su parte, la hepatitis B reportó cifras a la baja en ese lustro y redujo su incidencia un 41 %.

  5. Más sexo y menos protección = más casos


    Entremos en los porqués de estas cifras. Por un lado, es justo resaltar que los sistemas de diagnóstico y seguimiento de las ITS EDO han afinado el tiro en los últimos años, por lo que, a un mayor volumen de pruebas, mejores tasas de detección.

    Pero, más allá de eso, hay factores sociales y ligados a los hábitos sexuales que explican estas cifras. A saber: aumento de las parejas sexuales y de las relaciones, pero también un uso poco frecuente e inadecuado de los anticonceptivos de barrera (por ejemplo, no usar condones en el sexo oral, cuando se puede transmitir una ETS por la boca) y el incremento de las prácticas de riesgo, como el sexo sin protección. No nos cansamos de repetirlo: los preservativos masculinos y femeninos, las barreras bucales y la doble protección son nuestro seguro contra las ITS.

  6. VPH y VHS, dos siglas con infrarrepresentación


    Como explicábamos al principio y como resalta el Observatorio de ITS de Bloom, las cifras de casos diagnosticados podrían crecer exponencialmente si en ellas se incluyesen dos de las ITS que más afectan a las mujeres y que no se incluyen en las ITS EDO, como son el VPH y el VHS (herpes genital). Un ejemplo: solo de VHS se diagnosticaron en 2021 un total de 22.206 casos.

    Mucho más que siglas, estas ITS son auténticos enemigos silenciosos y sobre ellas hay menos estudios epidemiológicos y cifras disponibles. Otro melón a abrir es el de la vacunación contra el VPH, virus responsable de ciertos tipos de cáncer y de lesiones cancerosas. Los primeros indicios señalan que estas consecuencias podrían estar disminuyendo gracias a la vacunación, pero, de nuevo, faltan estudios científicos.

    its en mujeres observatorio bloom

  7. Educación sexual: la gran asignatura pendiente


    En argot estudiantil podríamos decir que la educación sexual es la asignatura que, como sociedad, nos queda constantemente para la próxima convocatoria. De hecho, un 70% de la mujeres encuestadas para el Observatorio de ITS de Bloom considera que su conocimiento sobre las ITS es deficiente, algo que se traslada también a las cifras sobre el uso del preservativo que puedes consultar en nuestro estudio. ¿Un punto de partida? La incorporación de una educación sexual integral en los planes educativos, para aprender sobre salud sexual en las diversas etapas estudiantiles.

  8. Campañas publicitarias poco inclusivas


    ¿Cuántas campañas de publicidad sobre ITS recuerdas? Quizá venga a tu mente aquel “Póntelo, pónselo”… y pocas referencias más. En el Observatorio de ITS de Bloom nos hemos planteado también qué campañas sobre ITS se han realizado en España y en las Comunidades Autónomas en los últimos años.

    La conclusión es clara: en las dos últimas décadas, las campañas han estado orientadas a prevenir y sensibilizar sobre el VIH, pero no sobre el VPH (el VPH en el embarazo también es posible), la clamidia u otras ITS. Además, se trata de estrategias que proporcionan una imagen parcial y sesgada de las ITS en el imaginario colectivo, así como de su transmisibilidad y su especial afectación entre las mujeres, a las que solo se dirigen específicamente el 2,16% de las mismas. Y de inclusión ni hablamos: solo se integra a mujeres lesbianas y trans en un 0,72 % de las campañas.

  9. Las ITS sí tienen género


    Los aumentos de la clamidia y de la gonorrea en mujeres entre 2012 y 2019 son solo dos de los datos sobre los que apoyar esta conclusión. Otro es que, entre el periodo 2016-2019, las mujeres registraron un 157% más de casos de ITS que los hombres, cuyo incremento fue del 112 %.

  10. Falta (generalizada) de perspectiva de género


    De acuerdo, esta conclusión podríamos aplicarla a muchos aspectos de la vida, pero (por ahora) nos centramos en la salud sexual. Tras meses de trabajo y con el Observatorio Bloom sobre ITS en mujeres en España ya publicado, podemos concluir que la perspectiva de género en cuestiones sanitarias (como la no inclusión en las ITS EDO de dos de las que más afectan a las mujeres, el VPH y el VHS), pero también educativas y divulgativas brilla por su ausencia. Ojalá este informe contribuya a reducir esa falta

¿Te ha gustado este post?

¡Queremos saberlo!